videntes buenos y baratos
 
 
 
 

NO TE ENFADES


PARA QUE una verdad espiritual tenga auténtica trascendencia y como norma moral sea útil tanto para el individuo como para la comunidad, tiene que ser algo más que un conjunto de palabras bonitas.Aunque habitualmente se resuman en frases cortas, sencillas y fácilmente comprensibles para todos, lo principal es que sean absolutamente realistas ya que, de lo contrario, no servirán para mejorar el estado interior del individuo ni de la comunidad.

Las religiones establecieron preceptos destinados a crear una conciencia ética en los pueblos, a combatir las actitudes puramente instintivas que eran nocivas para el grupo como, por ejemplo, el «tabú del incesto» presente en la mayoría de las culturas.

El quebrantamiento de estos preceptos, en caso de que fueran graves, era castigado por leyes basadas en premisas religiosas y, además, contaban con un castigo por parte de la divinidad en ésta o en otra vida.

Una de las actitudes más admirables de Sidarta Gautama es que no estableció prohibiciones; más bien sugirió una forma de vida para acabar con el propio sufrimiento explicando que la razón del dolor estaba en el deseo, en los anhelos.

Su doctrina no está basada en un temor al castigo sino en la búsqueda de la felicidad a través del desarrollo espiritual; de ahí que, en una sociedad estratificada en castas, con un gran número de individuos que vivían en condiciones paupérrimas, su palabra haya tenido desde el principio una amplia difusión.

Ni siquiera cuando Buda menciona las rectas formas de vida prohibe que se comercie con las armas o se fabriquen sustancias que alteren la mente; sólo se limita a recomendar que estos trabajos no sean realizados porque entorpecen la búsqueda espiritual y dañan el espíritu. En todo caso, sería la misma persona que los ejerza la que se castigara a sí misma alejándose de la posibilidad de entrar en un estado de feliz beatitud.

 

LA IRA

ENTRE LOS CONCEPTOS tomados por el Maestro Usui del Emperador Menji, el primero se refiere a la ira. Un sentimiento que puede producir estragos tanto en la psiquis como en el cuerpo.

Sin embargo, esta emoción, al igual que otras como el miedo o la tristeza, forma parte de un complejo sistema de autodefensa del organismo, tanto a nivel individual como social, de ahí que sea necesaria una reflexión sobre el tema para comprender lo más exactamente posible el alcance de sus palabras.

«La ira es una forma de indignación súbita que se manifiesta en una crisis emocional. Queda en ella suspendida la acción de ataque físico hacia el adversario, se inhiben el pensamiento y el lenguaje, apareciendo el tartamudeo, ronquera, etc. Raramente toma forma de violencia activa hacia el otro; generalmente se interrumpe en insultos y gesticulaciones ofensivas.

A veces llega a una violencia atenuada como una bofetada.Algunos sujetos amplían su agresión verbal deseando la muerte de su adversario...»  (María C. Davini - Psicología General)

La ira, en sí misma, no es mala ni buena; es un sentimiento que, cuando es sano y natural, se desata ante acontecimientos externos. Si por ejemplo vemos que un adulto golpea despiadadamente a un niño o a cualquier otro ser indefenso, nuestro organismo reacciona inmediatamente volcando en la sangre una serie de hormonas y neurotransmisores que lo preparan para la lucha que, en este caso, sería la defensa de ese niño.

Quedar impasibles ante una escena de esta naturaleza, no es normal ni tampoco saludable ya que, el mero recuerdo de lo que hemos visto y no hemos sido capaces de interrumpir, deprimirá nuestro ánimo haciéndonos sentir muy mal con nosotros mismos.

Los hechos que más habitualmente despiertan enfado son las injusticias porque, por su misma naturaleza destructiva requieren una acción firme y decidida por parte de quienes las presencian.

Salvar a alguien, a una persona a la que están atracando, por ejemplo, implica lucha; para ello, es necesario que el cuerpo esté dispuesto a llevarla a cabo y eso se logra a través de una emoción muy concreta: la ira.

Es importante recalcar que la ira nada tiene que ver con el odio. La ira es una «emoción» que, como tal, surge súbitamente y es fugaz. El odio, por el contrario, es un «sentimiento» que se construye poco a poco, que se alimenta de constantes estallidos de ira y que ocupa la mente durante meses o años.

El enfado no siempre puede calificarse de saludable o lógico porque, con más frecuencia de la que nos gustaría, se desata ante hechos que no representan un verdadero peligro o una flagrante injusticia que atente contra la propia integridad o contra la de terceros.

La mayoría de los enfados se producen ante pequeños hechos que nos hacen sentir desvalorizados por los demás o que, simplemente, alteran el ritmo que llevamos: un compañero de trabajo ha ocupado la silla en la que habitualmente nos sentamos, alguien ha dejado la puerta de la nevera mal cerrada, la persona con la que nos habíamos citado se retrasa diez minutos, alguien ha marcado equivocadamente nuestro número de teléfono... son pequeñas cosas capaces de enfadar profundamente a las personas propensas a la ira.

Pero lo que es aún peor: solamente su recuerdo, a las pocas horas de haberse producido el suceso, puede cambiar un talante alegre y divertido en un estado de ánimo ácido y enfurruñado.

Para poder llevar a cabo esta primera recomendación de Usui, a veces no basta el mero propósito; la ira se desata porque hay hormonas y neurotransmisores que se han vertido al torrente sanguíneo ante una sensación de alarma, pero si no se conoce debidamente el proceso y las razones por las cuales el sistema de alerta es tan susceptible, en lugar de controlarla lo que se hará es mantener una actitud hipócrita hacia afuera o ante uno mismo a fin de aparentar bondad y espiritualidad, mientras la procesión va por dentro.

Si se quiere conseguir la paz interior, la pureza de espíritu, lo esencial es la sinceridad con uno mismo. Los gestos amables son muy bonitos, pero si detrás no hay una sensación de amabilidad en el corazón, no sirven absolutamente para nada; son meras gesticulaciones con propósito social que tienden más a embaucar y embaucarnos que a perfeccionarnos día a día.

Una vez que se tenga el suficiente dominio de la energía, se podrá disolver la ira a través de ejercicios de reiki.

Hasta que se consiga, y para acelerar el proceso de aprendizaje, es bueno comprender en qué consiste esa emoción y cómo se la puede tener bajo contro para que no llegue a desbordarnos.

CONTROL DE LA IRA

No todas las personas tienen la misma tendencia a enfadarse ni lo hacen por los mismos motivos.

Por lo general, las situaciones que despiertan la ira son las siguientes:

•                      Las injusticias y los abusos.

•                      La agresión, física, verbal o gestual por parte de otra persona.

•                      La frustración o cualquier sensación de incapacidad para desarrollar la tarea que se está realizando.

•                      Cambios repentinos e imprevistos en el entorno.A veces, aunque éstos sean conocidos, pueden despertar la ira en cuanto se establezcan.

•                      La invasión de lo que se considera espacio personal.

•                      Las necesidades instintivas no satisfechas (sed, hambre, sueño).

Aunque es lógico que algunas de estas situaciones despierten nuestra ira, como por ejemplo los abusos, las injusticias y las agresiones físicas, la mayoría de ellas no son importantes.

El primer paso es investigar en uno mismo cuáles son las que más habitualmente nos llevan a estados de furia para que así, una vez individualizadas, se pueda meditar en lo inútil que es enfadarse por cosas que no tienen mayor trascendencia.

Si los enfados son puntuales y se resuelven enseguida, la tendencia podrá solucionarse fácilmente, meditando acerca de su inutilidad; pero si son el origen para que se imagine una cadena de ofensas y catástrofes, será más difícil de controlar.


<SIGUIENTE >
< - 1 / 2 - >
 
   
 
 
 
 

Aviso Legal | Politica de privacidad | Condiciones de Uso Web

Precio del 806: Máx. Fijo: 1,21 y Movil 1,57 Euros minuto. IVA incl. Mayores de 18 años.

91 217 61 29-: En este número fijo, puede hacer su consulta mediante Tarjeta, Mastercard y Visa.