videntes buenos y baratos
 
 
 
 

 

1.- CH'IEN EL CREADOR

 

    el creador

Ch´ien - Cielo.
Ch´ien - Cielo.
Estas seis líneas representan el poder primario, el que ilumina, da fuerza y actividad espiritual. El hexa­grama corresponde a una síntesis del poder y la energía. Lleva implícita la idea del tiempo. Incluye, ade­más, la noción del poder del tiempo y de la persis­tencia en el tiempo, la duración.
En una relación universal el hexagrama expresa la acción creativa de Dios; con referencia al mundo hu­mano, la actividad creativa del hombre puro, del sa­bio, del conductor de hombres cuyo poder está des­pertando y desarrollando sus altas capacidades.
 
EL JUICIO:
"El trabajo del creador lleva al éxito, y se obtiene a través de la perseverancia".
La perseverancia en lo co­rrecto es el único camino apropiado por la que el su­jeto de este símbolo puede obtener la felicidad. El sujeto del hexagrama ve con toda claridad causas y efectos, sus seis pasos lo llevan siempre a la cima del monte. Los seis pasos corresponden a las seis diferen­tes posiciones que la línea fuerte toma en el hexa­grama.
El gran hombre trae paz y seguridad al mundo por el que conduce su actividad creadora. La justicia crea las condiciones para que el hombre esté de acuerdo consigo mismo, y allí encuentra su felicidad.
 
LA IMAGEN:
"El movimiento de los cielos está lleno de poder, lo que hace que el hombre superior se transforme en fuerte e incansable".
La repetición de los 2 trigramas, cada uno de los cuales representa el día, significa que cada día está seguido por otro. Esto crea la idea del tiempo. Esta idea corresponde también al cielo como poder incansable, del movimiento que no se detiene, la carrera sin fin.
 
LAS LINEAS:
Nueve en la base significa: "Dragón escondido. No actuar".
En China el dragón simboliza la carga eléctri­ca, dinámica, la fuerza crepiente. En invierno esta ener­gía se sumerge en la tierra; en verano se torna nueva­mente activa. En este símbolo la fuerza creadora está aún oculta y no tiene efecto. En términos humanos, representa a un gran hombre cuyos méritos aún no son reconocidos.
Sin embargo él tiene confianza en sí mismo. Confía en su fuerza y no se deja desalentar por los éxitos o fracasos exteriores. Esperar en calma, encontrar fuerza en la paciencia. No malgasta el po­der tratando de obtener por la fuerza prematuramen­te algo cuya época aún no está en sazón.
Nueve en el segundo lugar significa: "El efecto del poder de dar luz comienza a manifestarse".
La apa­riencia del gran hombre comienza a manifestarse en su actividad. Lo que lo distingue de los demás es su seriedad de propósitos, la influencia que ejerce a su al­rededor sin esfuerzo consciente. Es un hombre destinado a acrecentar su influencia y poner orden en el mundo.
Nueve en el tercer lugar significa: "A lo largo de todo el día el hombre superior se mantiene creadora­mente activo. Cuando la noche cae su mente con­tinúa ocupada. Peligro. Sin reproches".
Una esfera de influencia se ha abierto. Hay muchas cosas por hacer­se y cuando los otros descansan en la tarde, los pro­yectos y las ansiedades ha en presa de él. El peligro está cerca. La ambición puede destruir su integridad. La verdadera grandeza no se deja destruir por las ten­taciones.
Nueve en el cuarto lugar significa: "Vuelo irresolu­to sobre los abismos. Sin arrepentimientos".
Las po­sibilidades se abren. Puede alzarse hasta las alturas y tener parte imporante en el mundo o llevarse hacia la soledad y dedicarse al propio desarrollo. Puede to­mar el camino del héroe o el del sabio que prefiere la reclusión. No puede saberse cuál de los dos cami­nos es el correcto. Cada uno debe elegir en su situa­ción. La única regla consiste en confiar en sí mismo.
Nueve en el quinto lugar significa; "Un dragón vue­la en el cielo. Lleva a alguien a visitar al gran hom­bre".
La influencia del gran hombre se hace visible en el mundo.
Nueve en la cúspide significa: "Un dragón arrogante puede dar causa al arrepentimiento".
Cuando un hom­bre alcanza cumbres tan altas que no se relaciona con el resto de la humanidad, queda aislado, y esto nece­sariamente lleva al fracaso. Esta línea previene contra las aspiraciones que exceden la propia capacidad.
Cuando todas las líneas son nueve significa: "Apare­ce un dragón volando sin cabezas. Buena fortuna".
Sig­nifica que todo el hexagrama está en movimiento, y se cambia en el hexagrama K'un, Lo receptivo, cuya característica es la devoción. La fuerza de Lo Creati­vo y la mansedumbre de lo Receptivo unidas. La. fuer­za está indicada por el vuelo de los dragones y la mansedumbre, por el hecho de estar privados de sus cabezas. El significado total es que la mansedumbre unida a la fuerza en las decisiones traen buena fortuna.

 

 

 

 

 

 

 

<VOLVER>

 
   
 
 
 
 

Aviso Legal | Politica de privacidad | Condiciones de Uso Web

Precio del 806: Máx. Fijo: 1,21 y Movil 1,57 Euros minuto. IVA incl. Mayores de 18 años.

91 217 61 29-: En este número fijo, puede hacer su consulta mediante Tarjeta, Mastercard y Visa.