videntes buenos y baratos

 

 Quiromancia. Los montes de la palma de la mano

 
Los montes constituyen las zonas de la palma de la mano que forman unas carnosidades protuberantes que, en mayor o menor grado, podemos pellizcar. Si examinamos nuestra mano y vamos pellizcando los lugares correspondientes a medida que los vamos examinando, nos resultará extremadamente fácil localizarlos.
Los dos montes más importantes son los de Venus y de la Luna. El primero se halla situado debajo mismo del dedo pulgar, y es la carnosidad más abultada de la palma. El de la Luna se halla diametralmente opuesto, debajo del dedo meñique, casi en el filo de la mano, cerca de la muñeca.

   
A continuación hay cuatro más, situados inmediatamente debajo de los cuatro dedos quirománticos: los montes de Júpiter, Saturno, Apolo o el Sol y Mercurio, correspondientes a los cuatro dedos del mismo nombre: índice, medio, anular y meñique.
Debajo de los montes de Júpiter y Mercurio y encima de los de Venus y la Luna, a media distancia entre ellos, se hallan los dos montes restantes: el de Marte-positivo y el de Marte-negativo.
Vamos a examinarlos todos ellos con mayor profundidad.

El monte de Venus corresponde a lo que, en anatomía, se conoce como la eminencia tenar de la mano: la protuberancia carnosa que recubre el metacarpo del dedo pulgar. Es indicativo de la vivacidad física, la sensualidad y el apego familiar de la persona. Por ello, cuando es amplio y carnoso, señala una gran energía, que incluso, según se vea apoyado o no por otros signos, puede llegar a la brutalidad
Cuando es pequeño o fláccido, indica carencias sexuales. Si se halla surcado por numerosas líneas, refleja una intensa vida social y amorosa: a medida que estas líneas van disminuyendo, disminuye también esa intensidad. Un monte de Venus sin líneas señala una vida apacible, tranquila y moderada, dedicación a un único amor. El monte de Venus está claramente diferenciado en dos partes, la superior y la inferior; la superior es la espiritual, y la inferior la carnal. La concentración de líneas en la parte superior indica una tendencia a la actividad espiritual, mientras que si se concentran en la inferior esta actividad se basa eminentemente en los placeres de la carne.
Una serie de marcas en el monte de Venus son reveladoras en muy distintos sentidos. Si las líneas forman como una estrella, señalan un amor único pero desgraciado: la separación o la muerte de la pareja; si forman una cruz, pérdida de seres queridos; si esta cruz está en su parte superior, fama y fortuna; si es un cuadrado, soltería prolongada; un triángulo, amor por dinero; un círculo, honestidad en el amor. Si las líneas se presentan difusas y poco delimitadas, significan desórdenes en general y tendencias lujuriosas.                                                         

El monte de la Luna está diametralmente opuesto al monte de Venus, en el lugar que en anatomía se conoce como eminencia hipotenar. Es indicativo de las capacidades imaginativas y fantasiosas de la persona. Es pues el monte de la sensibilidad, del mismo modo que el monte de Venus lo era de la carnalidad. Su importancia radica en que expresa el equilibrio existente entre la realidad objetiva y la fantasía en la mente de la persona. Su estudio, por tanto, se presenta a menudo muy difícil, a menos que sus características estén muy marcadas.

Si el monte de la Luna está muy desarrollado indica amor a la naturaleza; si se orienta hacia abajo, una profunda sensibilidad musical; si las líneas que lo surcan son verticales, señalan claridad de inteligencia; si horizontales, desequilibrios en la imaginación; si aparece una cruz, falta de sentido común y espíritu crítico; si es una estrella, obstáculos; un triángulo expresa sabiduría, inclinación al misticismo; un entramado, temor al porvenir; si las líneas son estriadas, indican a una persona influenciable.

El monte de Júpiter es el primero situado debajo de los cuatro dedos quirománticos, el índice. Es indicativo de la personalidad conciente ante la vida y los demás. Cuanto más prominente sea, más fuerte será esa personalidad. Si su cima apunta hacia el dedo anular, expresa un eminente sentido práctico; si apunta hacia fuera de la mano, por encima del dedo pulgar, ambición e inclinación a la aventura; si apunta hacia abajo, servicio hacia los demás, no por desinterés sino para hacerse necesario Si las líneas que lo cruzan forman una cruz, señalan una unión o un matrimonio feliz; si es un triángulo, triunfo por méritos propios; una estrella, problemas y dificultades; un círculo, capacidad de comunicarse con los demás; un cuadrado, despotismo. Cuando las líneas que lo cruzan son verticales, significan triunfo y fortuna; si son horizontales, problemas y contrariedades. Si las líneas son desordenadas, señalan muchos contratiempos en el ámbito social.

 

 

siguiente

TAROT
 
GAVINETE
 
tarot y videncia
 
sms tarot
feng shui
 
horoscopo
   

Aviso Legal | Politica de privacidad | Condiciones de Uso Web

Precio del 806: Máx. Fijo: 1,21 y Movil 1,57 Euros minuto. IVA incl. Mayores de 18 años.

91 217 61 29-: En este número fijo, puede hacer su consulta mediante Tarjeta, Mastercard y Visa.