videntes buenos y baratos

FUERZAS INVISIBLES

Los filósofos medievales (especialmente Paracelso) creían que las tormentas eran causadas por las batallas entabladas entre los Espíritus Naturales; que el choque de sus cualidades producía grandes disturbios en los cielos, a los que damos el nombre de tempestades y cataclismos.
Las o­ndinas tienen aproximadamente el mismo tamaño que los seres humanos, y por lo general se las simboliza como doncellas vestidas con la espuma del mar o que cabalgan caballos de mar, o como sirenas. Por estar compuestas de una esencia más sutil y de un éter de calidad más fina, las o­ndinas viven mucho más tiempo que los gnomos, pero también están sometidas a las leyes de mortalidad. Se interesan especialmente por las plantas y las flores probablemente porque el doble etérico de la planta es el mismo tipo de éter que el de ellas. Son seres de carácter alegre, y la calidad de sus emociones es más bien vital que astral. Por tener un temperamento vital, ejercen considerable influencia en el temperamento vital de los seres humanos.

LAS SALAMANDRAS


Los antiguos honraban en sumo grado a las salamandras, llamándolas los Reyes del Fuego a causa de su aspecto llameante, su enorme fuerza y poder, y el importante papel que desempeñan en los asuntos humanos. Ninguna chispa o fuego puede encenderse en la tierra sin la ayuda de las salamandras, porque son los espíritus del fuego. Los que poseen la capacidad de estudiar los fenómenos de la clarividencia pueden ver a los grandes reyes del fuego retorciéndose y girando en las llamas, especialmente durante una gran conflagración. Muchos de los antiguos creían que las salamandras del fuego eran dioses, afirmando que sus emperadores eran los hilos de estos reyes del fuego. Las salamandras tienen a su cargo las esencias emocionales del hombre, y viven en el tercer éter, que refleja las cualidades del plano astral o mundo del fuego.

Su forma y tamaño son muy variables, y a veces se las suele ver arrastrándose en medio del fuego. Eran conocidas por los antiguos como grandes gigantes vertidos con una armadura de llamas que elevaban a través de las esencias del elemento fuego. Guardan una estrecha conexión con todas las organizaciones sagradas que utilizan el fuego en el altar, y no caben dudas de que son idénticas a los gigantes-llameantes de Escandinavia. Gustan especialmente del incienso, cuyos humos les permiten asumir las formas de ciertos cuerpos. Las salamandras son los más fuertes y más dinámicos de todos los elementales.


Gran similitud existe entre ellas y los ángeles Luciféricos, y también con los grandes Devas del fuego de la India. En los volcanes y en los estratos ígneos de la tierra moran según el decir popular, y desde allí imparten su autoridad. Su rey llameante, Djin, es un ser maravilloso, ardiente y que inspira reverente temor, y gobierna a sus súbitos con una vara de llamas. Aunque peligrosas para la vida humana, las salamandras, cuando se sabe comprenderlas, son muy beneficiosas. Son prontas en la acción, tempestuosas y emocionales, pero muy enérgicas

. Algunas pueden alcanzar un tamaño impresionante y se parecen a los gigantes de los tiempos prehistóricos, mientras que otras son muy pequeñas y apenas perceptibles a simple vista. Se sabe que moran en el sur, y se las siente en los cálidos vientos del ecuador. Poseen un temperamento ardiente, e influyen hasta cierto punto en todos los individuos dotados de este temperamento. Si se deja que esta cualidad se convierta en el poder que controla la vida, las salamandras, que obran a través de ella, confieren a todos los que sufren esta influencia una naturaleza tempestuosa, un temperamento ardiente y pasiones incontrolables.
Debido a la tenuidad del elemento donde moran; es muy raro ver a las salamandras. Viven hasta una edad avanzada, y muchas sobreviven millares de años antes de disolverse finalmente en la esencia primordial en la que se habían diferenciado.

LOS SILFOS


Los habitantes del cuarto éter (el más fino y elevado de todos) se denominan silfos, o espíritus del aire. También se los conoce con el nombre de caballeros de la noche, los nacidos del viento, los ángeles de la tempestad, los Devas del aire, los nacidos de la mente, y con otras variadas denominaciones. Los antiguos creían que moraban en las nubes. Estudios profundizados, no obstante, han probado que este grupo de elementales (en el que se incluyen las hadas y todos los seres con ala iridiscentes que se nombran en los cuentos de hadas de los niños) tienen más bien realmente sus moradas en la cima de las montañas que en el mismo aire. Los silfos viven y tienen su ser en su propio éter, y, como los gnomos, se multiplican y viven en un mundo propio, en el que construyen sus castillos de aire con el elemento sutil que es el reflejo del plano mental. Su aspecto es muy variable, porque algunos se asemejan a seres humanos pero con proporciones ligeramente distintas. Se sabe que son alegres, excéntricos, caprichosos e inconstantes, y van de un lado para otro. Están siempre ocupados y trabajan con los pensamientos de los seres vivientes. Colaboran con los elementos aéreos del cuerpo humano, tal como los gases y éteres que se generan dentro de su propio ser, mientras las salamandras obran a través de la sangre y los elementos ardientes del cuerpo. Su jefe, vive según es sabido en la más alta montaña de la tierra. Los silfos ejercen poderosa influencia en todas las cosas en las que el aire es un importante factor. Los próximos dos mil años serán una edad aérea en la que la influencia de los silfos se manifestará en forma especialmente evidente, y la conquista del aire tiene mucho que ver con el descubrimiento de estos hechos latentes y ocultos.

 

 

SIGUIENTE

   

CARTA ASTRAL

INICIO

Horoscopo
Horoscopo chino
Tirada de tarot
Tirada de runas
Magia
Dias magicos
Hablan los ojos
Trece misterios
Atlantida
Nazca
Combustion espontanea
Triangulo bermudas
Piedras misteriosas
La gran piramide
Pacto con el diablo
Oracion para romper
Hechizos del tarot
Leyendas urbanas
Amuletos y talismanes
El aura
Zodiaco flores
Salud astrologia
Angeles y arcangeles
Los mayas
Feng shui
Astrologia
Sueños
Tarotistas
Gemas que curan
Velas y colores

TAROTISTAS
Rubi Tarot
Candida Tarot
Salomon Tarot>
Tito Tarot
Nerea Tarot
Brando Tarot

TEMAS
Cocina
Galeria esoterica

 

   
     

Aviso Legal | Politica de privacidad | Condiciones de Uso Web

Precio del 806: Máx. Fijo: 1,21 y Movil 1,57 Euros minuto. IVA incl. Mayores de 18 años.

91 217 61 29-: En este número fijo, puede hacer su consulta mediante Tarjeta, Mastercard y Visa.