videntes buenos y baratos  
 

¿Quién Fue El Primer Constructor De Pirámides?

Se tiene la casi certeza de que el primer ser humano que construyó una pirámide en Egipto fue el legendario Imhotep, el ingeniero más
grande de su época, muy superior a Dédalo, autor del laberinto de Creta donde sería encerrado el Toro de Minos. Este Dédalo -personaje
que muy bien pudieron copiar los griegos de Imhotep- inventó un robot que lanzaba rocas desde un acantilado a los barcos que se
aproximaban demasiado, además de idear unas alas recubiertas de cera que condujeron a la muerte a su hijo Icaro. Esta primera víctima
de la aviación, ¿simbolizaba acaso a la ignorante humanidad que no estaba aún en condiciones de utilizar los aparatos fabricados por sus
maestros?
También se ha querido identificar a Imhotep con Prometeo, personaje de quien nos ocuparemos más adelante. En esta ocasión se
dedicará la atención a este hombre que construyó en tiempos del faraón la primera pirámide escalonada, en la región sagrada de
Saqqarah.

Hubo Mucho Interés En Localizar Su Tumba

Imhotep dominó el campo de la física y de la magia y debió conocer las propiedades de las pirámides, entre las que se contaba la de
conservar la materia orgánica en perfecto estado durante tiempo indefinido. ¿Aprendió este secreto de alguien o lo trajo a Egipto de su
país de origen? ¿Fue por aquellos tiempos que los antiguos egipcios comenzaron a pensar en la resurrección, en el más allá y en la
reencarnación?La pirámide escalonada de Zoser en Saqqarah, fue construida por el legendario Imhotep por orden del faraón Djoser. Se cree que esta fue la primera pirámide construida en Egipto.
Al faraón Djoser debió interesarle la explicación que le dio Imhotep sobre la posibilidad de
resucitar algún día. Por esta razón le prestó todo su apoyo para que construyese una
pirámide apta para momificar su cuerpo el día de su muerte. Al llegar este momento,
Imhotep se ocupó de poner en condiciones el cuerpo del faraón. Pero debió olvidar un
pequeño detalle: los ladrones de tumbas, que estaban esperando el momento de
introducirse hasta el interior de la pirámide y apoderarse de los tesoros que acompañaron a
Djoser en su última morada.
¿Se molestó Imhotep en extremo al enterarse de que la pirámide había sido saqueada y se
juró a sí mismo utilizar la pirámide sólo con fines momificadores, para conducir más tarde la
momia a su tumba definitiva? ¿Sabía perfectamente lo que iba a suceder y, por esta razón,
pensó en lo bueno que sería buscar para su persona un lugar inasequible, de tal manera que
no fueran a localizarlo los amantes de lo ajeno? ¿Regresó a su patria el día que sintió
aproximarse la hora de su muerte?
En general, los egiptólogos no han tomado en cuenta estas posibilidades. Pero hubo uno, el británico Walter Bryon Emery, que llegó a
una conclusión después de estudiar largo tiempo la región de Saqqarah: la llave que conduciría al conocimiento del mundo egipcio
antiguo ha de encontrarse por fuerza en esta zona. Y dentro de la zona de Saqqarah, el lugar más importante debe ser la tumba de
Imhotep.
Este arqueólogo había llegado ya al convencimiento de que la región ocultaba otro enigma más. No comprendía cómo no han aparecido
huellas de civilización en el Egipto anterior al año 5000 antes de Cristo y, de pronto, el pueblo que los historiadores consideraban en
estado aún primitivo comenzó a construir edificios, a esculpir estatuas, a fabricar piezas de arte, a utilizar la escritura, a practicar la
medicina y a demostrar que poseía increíbles conocimientos científicos. ¿Fue gracias a maestros como Toth e Imhotep que Egipto se
convirtió casi de un día para otro en un pueblo supercivilizado, que nos sigue maravillando?. No había más remedio que hallar la tumba
de Imhotep. Sólo así podría aclararse el enigma.

La Misteriosa Muerte De Dos Arqueólogos

El 5 de octubre de 1964, Walter Bryon Emery inició la tarea. Suponía que, puesto que la tumba de Imhotep no había sido hallada, podía
suponer que jamás fue saqueada por los ladrones y que este hombre genial supo tomar precauciones antes de su muerte. Sin embargo,
Emery estaba convencido de que Imhotep construyó su propio mausoleo, aunque no pensó jamás utilizarlo, y que tenía que ser diferente
de la enorme pirámide escalonada construida para el faraón Djoser.Entrada a la tumba del faraón Djoser.
Descubrir la tumba significaría alcanzar un completo conocimiento del antiguo Egipto. Pero ¿dónde
iniciar las excavaciones, si carecía de información? El día 10 de diciembre descubrió a diez metros de
profundidad el pozo de excavación de una tumba de la dinastía de Djoser, frente a una red de
corredores que se interrumpían bruscamente. Sólo halló el inglés en aquel lugar unas momias de ibis,
el ave sagrada del Nilo. Siguió Emery buscando algún tiempo más, sin obtener resultados.
El jueves 11 de marzo de 1971, derrotado ante tantos fracasos, víctima del desaliento más
completo, Walter Bryon Emery murió en el hospital británico de El Cairo. Algunos colegas declararon
que era una víctima más de la maldición faraónica, que a nadie perdona, y relacionaron su muerte
con la del eminente arqueólogo egipcio Zakaria Ghoneim, acaecida unos años antes, quien también
sintió un enorme interés por la región de Saqqarah.
Había iniciado el profesor Ghoneim la exploración de una pirámide cercana a la de Djoser, que no
terminó de construirse, por causas que se ignoran. Los arqueólogos habían buscado sin éxito la
entrada a esta pirámide, hasta que apareció Ghoneim y dio con ella. Pero no se debió a la suerte,
sino gracias a unos cálculos realizados con base en la estructura de la pirámide principal.

Los trabajos fueron arduos. Dos veces tropezaron los obreros con barreras macizas infranqueables y
se produjeron hundimientos. Finalmente, el arqueólogo y sus colaboradores llegaron a una cámara
funeraria situada a unos cuarenta metros bajo el nivel del suelo. Y dieron comienzo al instante los
misterios.
En el centro de la cámara vieron un sarcófago de mármol cerrado herméticamente. Estaba intacto. Ningún ladrón de tumbas lo había
abierto. Pero al levantar la tapa, Ghoneim recibió la gran sorpresa: no apareció ninguna momia en el interior del sarcófago. La presencia
de las joyas, además de los sellos inviolados, descartaban la posibilidad de cualquier robo. ¿Estuvo el sarcófago vacío desde siempre,
para engañar a los posibles profanadores? ¿Sirvió de morada ocasional al huésped, que sería trasladado a otro lugar más seguro, una vez
momificados sus restos mortales ?
El profesor Ghoneim supuso entonces que existía otra cámara sepulcral en esta pirámide. Todo obligaba a creer en ella, igual que
Herodoto
estaba convencido de que la Gran Pirámide ocultaba una cámara subterránea, rodeada por las aguas del Nilo, donde se
conservaba perfectamente la momia del faraón que la mandó construir.
El arqueólogo egipcio descubrió finalmente otra entrada y penetró por ella, dispuesto a dar con la cámara secreta. Todo parecía indicar
que no tardaría en alcanzarla y descubrir así el secreto de la pirámide. Pero jamás se pudieron cumplir sus deseos.
Se produjo por aquellos días la crisis de Suez, cuando Egipto nacionalizó el Canal y el país pasó por momentos muy difíciles. Se
suspendieron los trabajos en Saqqarah y, cuando algún tiempo después fueron las autoridades en busca del profesor Zakaria Ghoneim,
ya no pertenecía a este mundo. Había comenzado a sufrir pesadillas y fuertes ataques de nervios, a raíz de sus trabajos en la zona de
Saqqarah, y terminó quitándose la vida en 1959.

¿Qué Técnica Se Utilizó Para Construir Las Pirámides?

Poco después de convertirse en presidente de la República Árabe Unida -nombre con que se conoce en la actualidad a Egipto-, Gamal
Abdel Nasser
ordenó trasladar hasta un jardín público de la capital egipcia cierta estatua de veinticuatro metros perdida en el desierto.
Trabajaron varias brigadas de obreros al mando de un grupo de ingenieros, que tuvieron a su disposición grúas, bulldozers y tractores.
Lucharon durante algunas semanas para llevar a cabo el traslado de la estatua y al final se declararon vencidos. No pudieron mover la
gigantesca mole de piedra. Se preguntaron entonces cómo hicieron los antiguos egipcios para transportar las enormes moles que
integrarían las pirámides en general y, en especial, en el caso de la mayor de todas: la de Keops.Algunos han intentado construir una réplica a escala, siete veces más pequeña, de la Gran Pirámide de Keops, siendo un fracaso dicho intento.
Se ha calculado que en la construcción de la Gran Pirámide tuvieron que mover y acomodar
los antiguos egipcios no menos de dos millones y medio de bloques de piedra, cuyo peso
medio era de cinco toneladas. Si en nuestros días se confiase a un equipo de primera,
provisto de la mejor maquinaria y recursos ilimitados la construcción de la Gran Pirámide, lo
pensarían mucho antes de lanzarse a tan disparatada aventura. Pero si en lugar de
elementos técnicos avanzados se les concediese cinceles de bronce, palancas, rodillos y
cuerda de fibra de palmera como se asegura utilizaron quienes levantaron el monumento, lo
más seguro es que abordarían el primer avión y se alejarían hasta el último rincón del
mundo, seguros de que iban a perder todo su prestigio en la empresa
Los periódicos del 7 de febrero de 1978 informaron al mundo acerca de un proyecto que
comenzaba a realizar en Egipto, a corta distancia de la Gran Pirámide, un grupo de
arqueólogos de la Universidad Wasseda, de Japón. Quería construir en un par de meses una
pirámide siete veces más pequeña que la de Keops. Mandaron hacer bloques de hormigón en
una fábrica local, que fueron transportados en camiones hasta el sitio, se tallaron bloques
de piedra a mano, utilizaron los técnicos indumentaria semejante a la egipcia antigua y
pensaron que iban a triunfar sobre los egipcios.
¿Por qué se suspendieron de pronto las obras? ¿Era porque las autoridades de El Cairo no deseaban contemplar aquel adefesio made in
Japan, que causaría daños irreparables al severo paisaje desértico? ¿Era porque los técnicos venidos del Japón se dieron cuenta de que
no podrían con el paquete y buscaron la manera de buscar una salida honrosa al problema en que se metieron?

 

<SIGUIENTE>
 

Aviso Legal | Politica de privacidad | Condiciones de Uso Web

Precio del 806: Máx. Fijo: 1,21 y Movil 1,57 Euros minuto. IVA incl. Mayores de 18 años.

91 217 61 29-: En este número fijo, puede hacer su consulta mediante Tarjeta, Mastercard y Visa.